• Jorgelina Jorda

¡Aquí hay lugar para todos! No solo se reza¡También se trabaja, estudia, festeja y se hace deporte!

Actualizado: sep 25

La Pandemia fue un tiempo difícil en la Casa de Alianza, no solamente por el sosteniento económico que sobrelleva todo el mantenimiento de este "gigante - Mamut" sino también por la soledad que se hizo presente en los pasillos y las salas donde se realizaban los retiros.



Pero con toda la pesadez que trajo la pandemia, no dejó de traernos sorpresas y se abrió una puerta inesperada que ha permitido que las personas que viven alrededor de la casa la empiecen a sentir como su casa de estudio, trabajo, festejos y deporte.


Primero fue la Volkshochschule de Vallendar quien llegó por falta de espacio en sus salones ¡Las medidas Covid no permiten hacer deportes en lugares pequeños! nos decía la directora muy preocupada y con ganas de solucionar el problema. Pues la casa es la ideal para ofrecer los cursos, así que se han abierto salas para que mujeres que viven en la ciudad de Vallendar puedan tener un lugar donde realizar deporte para mantener una vida sana.



Por otro lado apareció hace unas semanas atrás una simpática alemana llamada Sophie, ella es médica y necesitaba una casa donde "descansar" para así poder estudiar con mayor concentración y finalmente rendir su exámen de expecialización.

Ella pidió una habitación en la casa y una sala donde estudiar así cambiaba el ambiente, cada semana iba y le pedía al San José que le ayudará a pasar su examén para terminar esta fase en su vida ¡Y asi fué! ¡Sophie se recibió y aprobó el examen! ¡Y todos celebramos con ella! En la celebración nos comentaba que jamás lo hubiese podido llevar acabo sin la ayuda de este lugar magnífico donde pude tener tranquilidad, naturaleza y mucho tiempo para dar este paso de la mano de Dios.



Y hoy mismo llegó Joaquín Santiviago, paraguayo que vive en España y lo primero que necesitó fue una oficina con buen internet ¡Tengo que trabajar todo el día! nos cuenta un poco apurado. Pues le dimos la Rey Arturo, allí se sentó y se sintió en el lugar más privilegiado de la casa ¡A pura conferencia online desde la sala donde el Padre kentenich tomaba sus grandes decisiones! ¡Un lujo realmente!


Y para finalizar contarles que se celebró el festejo del primer Bautismo en la casa ¡El pequeño Laurens! Su mamá Yudairis nos dejó atónitos con las hermosa decoración que llevo acabo en el salon de charlas y agasajó a sus invitados con riquísima comida venezolana. ¡Un privilegio celebrar en la casa el sacramento de la puerta abierta a la Fe!




En fin, la casa es grande y la misión mucho más. Damos gracias a la Mater quien siempre nos sorprende con sus visitas, peregrinos y con todos los benefactores que de a poco van ayudando para que se habiliten más espacios en esta casa. Pronto haremos público cuales son los próximos proyectos donde necesitaremos apoyo económico. Pues hay que entender que la casa solo esta habilitada en un 20% y tenemos el anhelo que de a poco, con mucha paciencia y esperanza se vaya habilitando en su totalidad si es que la Mater lo quiere y lo permite.



También se estan organizando grupos schoenstattianos desde Latinoamérica para venir a la Casa cuando termine la Pandemia y alquilar el departamento que está con vistas al Santuario. ¿Te imaginas comenzar la mañana mirando el Santuario y haciendo la oración de la mañana desde la pieza donde el Padre Kentenich despertaba cada mañana?


La Casa de Alianza ofrece todos estos lugares especiales y mucho más .......Si estas interesado en venir el año que viene ya puedes ir reservando tu estadía individual o grupal a casadealianza@gmail.com .


Juntos, con oraciones y esfuerzos, podemos hacer de esta casa un hogar para muchos.


"Si quieres recibir hogar, empieza por darlo" Padre José Kentenich

96 vistas0 comentarios