• Jorgelina Jorda

El 18 de septiembre la casa volvió a llenarse de vida. Resumen del finde ¡Qué bien estamos aquí!

Actualizado: sep 25

Resumir la vida que pasa por la Casa no es fácil, porque tendríamos que estar escribiendo todos los días y a toda hora. A veces sabemos difundir los eventos por el Instagram, pero ni les contamos las veces que olvidamos sacar fotos ¡Es que amamos lo personal! ¡El cara a cara que Dios nos ha regalado en este tiempo donde se ha flexibilizado las medidas! ¡La virtualidad es un gran medio para evangelizar, pero lo presencial realmente te convierte el corazón!


La Casa es un lugar de encuentro, donde varios grupos de Fe deciden tender su carpa como en Tabor y decir ¡Qué bien estamos aquí!. Fue increíble el fin de semana pasado donde personas que solo se conocían online pudieron darse un abrazo personalmente y finalmente rezar juntos por primera vez de forma presencial.


La mayoría de ellos vinieron a visitar Schoenstatt, ya que se realizó la peregrinación anual hispanohablante ¡Un momento hermoso para conocer Schoenstatt como lugar y como carisma!




Luisa, Siria y su mamá Siria Luz fueron quienes sellaron la alianza de amor el 18 de septiembre y nos contaron los importante y crucial que fue en su camino de Fe los retiros online transmitidos desde la casa durante la pascua del 2019 hasta la pascua del 2020. Fueron varios los que realmente se sintieron solos, con miedo y con mucha incertidumbre y donde el tiempo compartido online con sus rebaños (pastorcitos y ovejitas) fue un motivo de esperanza en sus vidas. ¡Ahora ellas tienen en su camino de Fe a María, ya no están más solas, es ella quien las acompaña como Madre educadora de sus corazones! ¡Muchas felicidades!





La Alianza de Amor con la Virgen María es el mayor regalo que ofrece Schoenstatt y lo puede realizar cualquier persona que desea y tiene el anhelo de unir su corazón al de la Virgen María. En este click puedes tener más información .




Y algo realmente hermoso que también sucedió este fin de semana, el encuentro de viejos y nuevos voluntarios ¡Nunca faltan manos que ayuden en el cuidado de esta casa!

José, joven argentino vino a ayudar un par de horas y ha hecho milagros en el jardín. "Esto me da mucha paz" nos cuenta con una sonrisa en su cara. Realmente es lindo volver a verles de nuevo la cara, especialmente a los que viajan desde muy lejos como Don Javier que nos visitó desde Hamburgo y ha dado tanto con su trabajo y tiempo dedicado a este hogar.













79 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo