Buscar
  • Casa de Alianza

¿La Casa de Alianza, pudo haber sido derrumbada durante el nazismo?¡Las posibilidades existían!


Durante febrero de este año, antes que el Covid sea parte de nuestra vida diaria, tuve el gran regalo de peregrinar desde Vallendar hasta Maria Laach ( una abadía benedictina) y a mitad del camino que rodea el lago que está frente al monasterio me encontré un edificio antiguo completamente abandonado, en la mitad del campo.


Me armé de valentía y me toco avanzar, como cada vez que peregrino a un lugar, siempre hay una prueba por la cual pasar. Al pasar sentí un escalofrío y me puse a rezar. Me di cuenta que la entrada principal del edificio tenía cruces hacia lo alto y la fecha de construcción era de 1927 ¿Habrá sido un lugar católico? ¿Habrá sido una casa de retiros como la Casa de Alianza? Me llamaba la atención que fue construída un año antes y la fachada, las piedras y el tipo de construcción eran muy similar. ¡Como si lo hubiese construído el mismo arquitecto! Pues no me detuve, realmente no me sentía segura y hasta había ropa y comida abandonada en el lugar.

Al llegar a mi lugar de destino me puse a averiguar por google maps información del lugar por donde había pasado. El sitio se llamaba Heimschule Nickenich , una escuela católica que había sido usurpada por los nazis y bombardeada durante la segunda guerra mundial.

También logré ver unos planos sobre el sueño de unos sacerdotes que era extender la escuela y hacerla mucho más grande de lo que era, por eso se situaba en un campo extenso, pero nada se logró ya que fue punto blanco del régimen del Hitler y luego de los rusos.

Pensaba en la Casa de Alianza y cómo ésta pudo haber tenido la misma suerte ¡A los nazis no les importaba destruir edificios nuevos! ¡Iban contra todo lo que se oponía a ellos! Se sabe que los nazis entraron a la casa de alianza a buscar documentación o algún comprobante que permitiera bloquear el acceso a ella. Se dice en libros históricos que el Padre Kentenich tuvo que salir a los bosques de la Casa de Alianza (donde ahora se encuentran los garaje, en la parte baja del terreno) a quemar cartas que acusaban a los nazis y podían perjudicar la vida que habia surgido desde este hogar.

A los soldados no se les hizo fácil llegar a Kentenich, porque el Padre supo educar de tal forma a los dirigentes que ellos no lograban identificar quién era la cabeza final de este movimiento que hablaba de un "hombre nuevo en una comunidad nueva" con ideales muy diferentes al que se refería el Reich.

Precisamente frente a la estatua de la Virgen que está situada en el patio interno, se le pide a María que cuide esta casa, que ella sea la Reina y Protectora en los tiempos de guerra. Fueron varias las situaciones en que quiso destruirse la casa y también fueron varios los instrumentos que la Virgen mandó para detener lo peor.


En un momento los nazis quisieron empezar por romper el escudo de la casa que se encuentra en la puerta principal, donde están simbolizados las 3 virtudes teologales: la fe, la esperanza y la caridad. Afortunadamente el albañil a quién habían contratado para romper todo, no logró concretar su objetivo, porque ese día se emborrachó y los soldados nazis, al no tener las herramientas necesarias, decidieron eliminarla solamente tapándola con la bandera del nazismo.

También es sabido que una parte de la Casa de Alianza se convirtió en hospital gracias al contacto de un soldado católico que le recomendó al Padre Kentenich ofrecer este servicio. De este modo se permitiría a la Casa de Alianza alzar hacia lo alto la bandera que indicaba que ahí se situaba un hospital de guerra y que no debía ser bombardeada por los aviones. El hospital que se instaló adentro de la casa, que abarcaba un pasillo entero, se trataba de un centro de recepción para solados con enfermedades infecciosas.




Cada vez que paso por la imagen de la Inmaculada de la iglesia de la casa, recuerdo a Franz Reinisch que celebró su ultima misa en ese altar y luego fue ahorcado por negar su vida a Hitler ¡No sólo la Mater protegía esta casa sino el corazón entregado de cada persona! Recordemos que este mártir vivió varios años en esta casa.


No dudo que la Casa de Alianza tiene una sobre protección especial para ser un hogar espiritual. Luego de las guerras, la casa quedo en manos de los pallotinos quienes en los años 90, debido a sus altos costos de mantención, decidieron venderla al mejor inversor y a pesar que había una propuesta millonaria para que se convierta en un hotel lujo (como ha sucedido con muchísimas iglesias y monasterios en Alemania), nuevamente la Mater uso sus instrumentos, en este caso al Señor Arrau, del otro lado del mundo, para que la casa siguiera siendo un centro de retiros espirituales como en sus orígenes.

La casa nunca se apagó, la casa solo entró en un estado de reposo, manteniendo siempre una pequeña luz encendida que poco a poco va dando mas calor a los que buscan una acogida, los que buscan los brazos maternales de nuestra Madre en el pequeño santuario abajo en el valle.

En fin, ha sido un año atípico e intenso en la casa ya que la pandemia ha limitado las actividades y las personas. Yo, al ver desde mi ventana la estatua de la Virgen en el patio interno sosteniendo a su hijo con fuerzas en los brazos, ¡Mostrándolo al mundo!, no dudo que en estos tiempos de covid-19, ella también cuida y protege la vida que pasa por esta casa, y no solo esa vida, sino la de todas las personas que se sienten vinculadas a ella y aportan su granito de arena.

Cada vez son más las personas que la van sintiendo su hogar, vienen voluntariamente y se entregan a trabajar en diferentes aspectos y necesidades del momento. Lo lindo de esta casa es que nunca esta acabada. ¡Siempre hay algo por hacer! Varios ya le dan su parecido a la construcción de la Basílica de la Sagrada Familia, una misión que no tiene fin. Lo que permite que la vida crezca en el sacrificio y no se estanque. ¡Ora et Labora!


Todos ustedes son los instrumentos que manda nuestra Madre, para que la casa siga viva y encienda el fuego apostólico como sucedió en tiempos de tanta incertidumbre.



¿Te gustaría venir a ayudar en la casa? Actualmente los voluntariados y las actividades son limitadas pero aun siguen abiertas para los interesados. ¡Eres bienvenido, hables el idioma que hables!

También puedes colaborar a la distancia con trabajos de arte, diseño y comunicación.


¡Todos somos Casa de Alianza!


Autora:

Jorgelina Jordá

64 vistas
CONTACTANOS

Pater Josef Kentenich Strasse 1

56179 , Vallendar

casadealianza@gmail.com

REDES SOCIALES
NEWSLETTER

WHATSAPP: 004915785415834

© 2019 Schoenstatt Bundesheim International e.V.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon