• Padre Carlos Padilla

Llego a lo que llego y eso es suficiente, así me lo enseñó esta pandemia . Reflexión Padre Padilla

La capacidad del niño para vivir en presente me impresiona. ¿Seré yo como ellos algún día? ¿Lograré disfrutar con una sonrisa el hoy? Tomo decisiones que parecen eternas sin saber si estaré siempre dónde me encuentro. Pero elijo amar hoy, no cuando se den las condiciones perfectas. Dar la vida ahora, no cuando tenga más fuerzas. Ser pleno en este momento, no cuando resulten bien todos mis proyectos.



El que no vive el presente se pierde lo más importante de su vida. Y yo quiero entregar mi vida cada día a María. Ella sabrá como acabar con las durezas y suprimir lo que está enredado dentro de mi alma. Es fácil esconder los nudos y seguir adelante. Pero siempre vuelven. Me enredo cuando miro a los que tengo a mi lado y les exijo lo que no pueden darme y les pido que sean lo que no son. Quiero aceptar mi vida en su belleza, con sus nudos, con sus miedos y tropiezos, con sus límites. La vida hoy, anclado en la tierra que piso, no esperando otros caminos. Vivo mi camino sin pensar si es el correcto.


Hago lo que puedo sin criticarme por no hacer más. Vivo sonriendo sin pensar que mi sonrisa pueda molestar. Seré yo mismo una vez más aunque eso me exija esfuerzo y dejar a un lado mis máscaras y falsas apariencias. Empiezo de nuevo a vivir con la ilusión del primer día. No por haber fracasado una vez pienso que siempre será lo mismo.



Es imposible asegurarme un día más en esta vida por eso agradezco a Dios por las horas con las que cuento. No me enojo con nadie, no merece la pena. No me angustio cuando no salen bien las cosas. No me impaciento porque el tiempo es el que es y no puedo alargarlo. Llego a lo que llego y eso es suficiente, así me lo enseñó esta pandemia. Me hizo vivir con sencillez, sin tantas cosas como antes. Y me dibujó un presente compuesto sólo de horas y días. Nada de meses ni años. Es bonito vivir así, es un regalo, es volver a nacer y encontrarme con que vuelvo a ser sencillo y libre como un niño.

26 vistas0 comentarios